Entre estos personajes estn los pontfices de siempre, esto es, los que siempre han repetido de memoria cada palabra de todas las encclicas, sin distinguir niveles de Magisterio ni los mbitos de hermenutica diversos, sin admitir una coma de matiz o de lo contrario te mandan al infierno.