De modo que en la misma familia de David, entre sus propios hijos, se haba extendido el amargo espritu de rebelin, de mal y de lujuria, como resultado del fracaso del propio David. En la historia de Amnn y su pelea con Absaln y finalmente en su asesinato a manos de Absaln, nos encontramos con un Rey David completamente impotente.