Sin embargo, Vernica aun no descansa en paz. Su espiritu esta condenado y vaga buscando venganza entre aquellos que no saben respetar el Mas Alla, como le suceda a ella en la vida real. Ana era una chica de la edad de Vernica que conoci la leyenda en su instituto.