Sus protagonistas no han sido el fruto de un capricho literario, sino que los he visto desgarrarse, rer, llorar, frustrarse y enojarse en mi consultorio semana tras semana , escribe el licenciado Gabriel Roln en el prlogo de Historias de divn.