Los romanos, que al principio de su historia fueron un pueblo de sencillos soldados, adoptaron de los griegos la costumbre del uso de los perfumes. Perfumaban todo lo que estaba al alcance de sus manos; haba fuentes donde brotaba agua perfumada, metan en sus camas ptalos de rosas, aplicaban perfumes de diferentes