Ni la promesa de una cancin solo para el ladrn ni la fama ayudan a El Sevilla de la historia a compartir destino con Sabina. El ttulo, a su vez, es un claro guio al final de la cancin del cantautor madrileo, ya que esta termina con l repitiendo Mucha polica.